Si eres un apasionado de la cocina, seguramente has oído hablar de la fécula de maíz o maicena, un ingrediente versátil y esencial en la gastronomía de todo el mundo. Pero, ¿Qué es exactamente la maicena y cómo se utiliza en la cocina? Hoy exploraremos a fondo este ingrediente que ha estado en nuestras cocinas durante décadas.

La fécula de maíz, conocida comúnmente como maicena, es un almidón refinado extraído del maíz. Aunque su origen se remonta a América Latina, hoy en día se utiliza en cocinas de todo el mundo debido a su capacidad para espesar, enriquecer y mejorar una variedad de platos.

+Vea: La harina de avena: un tesoro nutricional en la cocina y la salud

La fécula de maíz se utiliza mayormente en la cocina, pero también fuera de ella.

Usos en la Cocina: Más Allá del Espesante

La maicena es famosa por su capacidad para espesar salsas, sopas y postres. Sin embargo, su versatilidad va mucho más allá de esta función básica. Gracias a su proceso de extracción del almidón y el maíz, contiene minerales como zinc, también proteínas, fibra y carbohidratos.

Como ya sabemos, la maicena es un espesante versátil que se disuelve fácilmente en líquidos fríos, lo que la hace perfecta para espesar salsas, sopas y guisos sin dejar grumos. Pero también sirve como un gran rebozado crujiente, puedes mezclar maicena con harina para lograr ese toque extra crujiente en pollo, pescado o verduras.

Asimismo, este ingrediente es la clave en tus deliciosos postres, con él obtendrás texturas suaves y sedosas en natillas, pudines y cremas pasteleras. Es una excelente alternativa para espesar platos en dietas sin gluten.

VER  5 beneficios de comer pollo que quizás no sabías

Otro de los usos que no muchos conocen es que agregar una pizca de maicena a tus salsas a base de carne o vegetales las hará más brillantes y atractivas visualmente. Por otro lado, la fécula de maíz no solo es útil en la cocina, también es un poderoso limpiador; con él se puede combatir los malos olores, darle brillo a las ventanas o vidrios, eliminar manchas desagradables en las telas y en ocasiones ayuda a tratar quemaduras leves en el cuerpo.

Este es un ingrediente estrella en la cocina que no puede faltar.

Consejos para su Uso

Para evitar grumos, mezcla la maicena con un poco de líquido frío antes de agregarla a tu receta caliente. Utiliza la maicena con moderación, ya que una pequeña cantidad puede hacer una gran diferencia en la textura de tus platos.

Ten en cuenta, almacenarla en un lugar fresco y seco, la maicena tiene una larga vida útil, por lo que es un ingrediente útil para tener siempre a mano en tu despensa.

Así que la próxima vez que te encuentres en la cocina buscando una manera de darle ese toque especial a tus platos, no olvides la versatilidad de la fécula de maíz o maicena. Desde salsas sedosas hasta rebozados crujientes, este ingrediente simple pero poderoso puede llevar tus creaciones culinarias al siguiente nivel.

+Mira: Los usos más útiles del bicarbonato de sodio ¡Conócelos aquí!

También te puede interesar

2 horas. 4 porciones

Salpicón de res Almuerzos, Cenas

Por Buen Provecho
45 min. 2 porciones

Filete en salsa de moras y tomates grillos Almuerzos

Por Chef Liz Paz
35 min. 3 porciones

Sopa de albóndigas y cuajada Almuerzos, Cenas

Por Chef Carlos Espinal