Un platillo ancestral con cultura y sabor. Aunque el tamal se disfruta durante todo el año, en diciembre se convierte en el protagonista de los hogares hondureños. Con el tiempo, las recetas han evolucionado, haciendo que su preparación en casa sea cada vez más sencilla.

Al llegar las fiestas de Nochebuena y Fin de año y con ellas el platillo insignia de la gastronomía tradicional hondureña, el infaltable nacatamal. Como es costumbre en cada hogar hondureño, las familias se reúnen para disfrutar de este platillo elaborado a base de maíz y con una perfecta combinación de sabores en su relleno, sin duda un platillo heredado por las abuelas y que se comparten de generación en generación.

+Mira: El nacatamal y su importancia en la cultura catracha

Los tamales se convierten en una tradición arraigada que une a las personas en torno a la mesa.

Origen del platillo

Pero, ¿Qué es un tamal? Muchos lo comen, pero pocos conocen su historia y evolución. Tamal proviene de la palabra náhuatl «tamalli» que significa «envuelto». Y aunque su origen es 100% indoamericano, nació hace muchos años como un alimento básico en la gastronomía de países latinoamericanos, y comida de tradición hondureña.

Los tamales son un pilar de la gastronomía hondureña.

Tradición y sustento

La elaboración de los tamales es una actividad que reúne a la familia, sobre todo si se cocina en fogón tradicional. Los hombres llevan la leña y atizan el fuego, mientras las mujeres dirigidas por la abuela, arman el tamal. Desde ordenar las hojas de plátano, preparar la masa de maíz con manteca de cerdo y los demás ingredientes que le dan su sabor especial. Ya cuando sentimos ese inigualable olor a tamales hirviendo en la olla, sabemos que es hora de probar el primer tamal.

La elaboración de tamales suele ser una actividad colaborativa y es un negocio para sustentar a muchas familias.

Tamal o nacatamal

Su origen fue en México y de ahí se expandió a otros países de Centroamérica, Panamá y Colombia. Los catrachos lo conocemos como tamal o nacatamal, y contamos con una amplia variedad no solo en su relleno, sino también en cómo preparar la masa del maíz. El nacatamal tradicional está compuesto por una masa bien sazonada con tomates, cebolla, chile verde, especias y manteca de cerdo, el original lleva de relleno la carne de cerdo en tajo o costilla, y en sus variedades se pueden hacer con carne de pollo.

VER  18 platillos hondureños para celebrar nuestro folklore gastronómico

+Ver: Tamal hondureño

tamalitos de elote

Los tamales hondureños también juegan un papel importante en el turismo del país.

Sus variaciones

Al relleno también se le agregan papas, chícharos, aceitunas y pasas, que crean una combinación entre dulce y salado. Se envuelven en hojas de plátano, pero hay otros tipos de tamales que se envuelven en tuzas de elote como las montucas y el ticuco. En Olancho existen los tamales de mumuja, que es el chicharrón molido. También están los de cambray, que son más pequeños con carne deshilachada o molida. Y por supuesto los tamales con frijoles molidos, los tamales de viaje con frijoles parados y los tamalitos a base de elote tierno. Honduras, sin duda, cuenta con una diversidad de tamales.

Festividades y Ritualidades

Los tamales son un elemento esencial más allá de las festividades de fin de año; durante la semana santa, los tamales son un elemento esencial de la cocina hondureña, tanto en sus versiones dulces como en ensaladas. En las celebraciones de la independencia, como el 15 de septiembre, los tamales también ocupan un lugar destacado. Se preparan versiones especiales con ingredientes regionales para conmemorar esta fecha histórica, siendo común encontrar puestos de tamales en las calles durante las festividades patrias.

Además, en las fiestas patronales, los tamales son una presencia habitual en el menú culinario. Elaborados con recetas transmitidas de generación en generación, los tamales adquieren un valor cultural y sentimental único. También es común encontrarlos en reuniones familiares y entre amigos durante los fines de semana, así como en diversos restaurantes que incluyen este exquisito manjar en sus menús para disfrutarlo en cualquier momento del año.

¡Disfrutar de un delicioso tamal es una experiencia que une a las personas y celebra la rica herencia culinaria del país!

Significado cultural

El tamal tiene un profundo significado cultural en la identidad hondureña, ya que representa una fusión de tradiciones indígenas y españolas. Este plato emblemático no solo es apreciado por su sabor y textura, sino que también simboliza la unidad familiar y comunitaria. La elaboración de tamales suele ser una actividad colaborativa que involucra a varias generaciones, fortaleciendo los lazos familiares y transmitiendo conocimientos culinarios de padres a hijos.

VER  Damary´s Cakery, un emprendimiento que endulza a los capitalinos

En resumen, el tamal es mucho más que un plato típico navideño en Honduras. Es un símbolo de tradición, unidad familiar y celebración que se disfruta a lo largo de todo el año en diversas festividades importantes para la cultura hondureña.

+Te puede interesar: ¿Por qué los nacatamales se envuelven en hojas de plátano?

También te puede interesar

15 minutos 6 porciones

Dip de frijoles con vegetales frescos Bocadillos, Complementos, Entradas, Snacks

Por Por Buen Provecho
10 min. 2 porciones

Malteada de café Bebidas

Por Chef Carlos Espinal
1 hora 6 porciones

Ceviche de tilapia y camarón Almuerzos, Entradas

Por Chef Carlos Espinal