El reconocido bar Tito Aguacate está ubicado en la avenida Cristóbal Colón en el casco histórico de Tegucigalpa y es famoso por los famosos Calambres”. Esta bebida se prepara a base de ginebra, vino tinto, jugo de limón, azúcar y hielo, posteriormente es agitado en botes de vidrio y servidos, los cuales han conquistado a los capitalinos y por ello han cobrado tanta fama.

El bar Tito Aguacate se ha convertido en un punto de referencia en la capital, el cual tiene muchos años de historia; por ello hemos decidido contarte parte de su historia.

+También: El Chingón, una taquería y bar que deleita con sus platillos 100% mexicanos

La casa de esquina data de unos 150 años.

Bar Tito Aguacate

Este iconico bar abrió sus puertas un 19 de febrero de 1945 bajo el mando de Pedro Madariaga con el nombre de “New Bar”, pero José Valentín Pereira, mejor conocido como “Tito” comenzó como empleado de Madariaga y posteriormente compró el local. Desde 1957 se ha conservado como propiedad de la familia de Pereira.

El nombre original de este local es “New Bar”, pero se ha popularizado tanto el nombre “Tito Aguacate” que ya se ha convertido en el apodo oficial. Este surgió como una combinación del apodo de José Valentín Pereira, Tito, y aguacate, ya que una rebanada de aguacate, servido con queso, huevo duro y papa es parte del menú del bar ubicado en el corazón del distrito histórico de la capital.

La bebida más popular del bar, surgió un día que Tito intentaba «curar» a uno de sus amigos de los efectos de la resaca; el nombre surgió porque quienes lo tomaban decían que después de ingerirlo sentían en el cuerpo la sensación de un calambre. Razón por la cual le otorgaron ese nombre a la bebida, que actualmente es toda una sensación.

La receta de los calambres no es ningún misterio.

Por otro lado, durante años había una percepción de que Tito Aguacate discriminaba a las mujeres al no permitirles la entrada al local; pero su hijo, Fernando Pereira explicó que eso no era cierto. “Nunca hubo un rechazo hacia las damas, lo que pasa es que las mujeres eran más conservadores en ese entonces, digamos que más recatadas, y tal vez algunas se colaban por la puerta de atrás”, dijo Pereira.

VER  La Pachanguera, food truck hondureño

En estos tiempos, muchas mujeres venian a degustar un calambre, cerveza o cualquier otra bebida, por lo general con un amigo, esposo, novio o en grupos”, agredó Fernando.

+Conoce: Los Artesanos Bistro Café: un espacio gastronómico con historia

Por la popularidad de los «Calambres» han buscado diferentes maneras de innovar y ofrecerle algo nuevo a sus clientes.

Datos curiosos

Eduardo Bahr, quien es el director de la Biblioteca Nacional, escribió “Un Calambre de 70 Años,” un libro que relata la historia de la cantina, los dueños y clientes frecuentes.

Muchos famosos habían visitado el bar, entre ellos el youtuber Luisito Comunica, quien en su visita a Honduras llegó al histórico establecimiento para probar sus deliciosos «calambres”. El mexicano se fue encantado con el sabor de la bebida y la ambientación del lugar.

Este encantador bar siempre será parte de la historia de la capital, que a pesar de los malos momentos se ha logrado mantener en pie. Visita este bar en el Centro de Tegucigalpa en la Calle Matute.

+Te puede interesar: Luisito Comunica degusta la gastronomía hondureña

También te puede interesar

20 min. 6 porciones

Ensalada griega con frutas Complementos

Por Buen Provecho
50 min 2 porciones

Bagel con aguacate, huevo y queso crema Almuerzos, Desayunos, Snacks

Por Chef María José Cardona
10 min. 2 porciones

Pececitos de arroz inflado Postres, Snacks

Por Buen Provecho

Deja un comentario