La sábila es una planta medicinal, conocida también como Aloe vera,  y se caracteriza por poseer diversas propiedades para la salud y es utilizada en diversos tratamientos de belleza, principalmente a nivel del cabello y de la piel.

Estamos ante un alimento nutritivo y saludable, el cual además de ayudar a prevenir la diabetes, tiene efectos gastroprotectores que mejoran la digestión y evitan el estreñimiento. Añadir aloe vera a los alimentos es una forma eficaz de aumentar el valor nutricional de los platos o bebidas.

+Te recomendamos: 8 utensilios para una dieta saludable

¿Para qué sirve?

El aloe vera o sábila es un buen aliado en las dietas de pérdida de peso, ya que ayuda a desintoxicar el colon y eliminar toxinas de nuestro cuerpo.

Además, al incorporarlo en nuestra dieta de forma moderada, ayuda a disolver parte de la grasa de nuestro cuerpo. También es un gran aliado para la salud del cabello y de la piel, la sábila se puede utilizar para tratar problemas como anemia, artritis, dolor de cabeza, dolor muscular, heridas, gripe, insomnio, pie de atleta, en procesos inflamatorios, estreñimiento y los problemas digestivos.

¿Cómo incluir la sábila en la alimentación?

Antes de ingerirlo hay que pelarla y dejarla una noche en remojo, añadiendo una pizca de sal o de azúcar para quitarle el sabor amargo. Se puede utilizar en la elaboración de sopas, guisos, arroces o postres, añadiendo por ejemplo un zumo de aloe vera al final de la cocción. También es un buen ingrediente para el zumo del desayuno, solo debes mezclar medio vaso de aloe vera combinado con un poco de jugo de limón.

VER  La yuca: el alimento maravilla del 2019

A la hora de incorporarla en nuestra dieta, la pasamos por la batidora para obtener todo el jugo. La hoja del aloe vera que no vayamos a utilizar la podemos guardar en el refrigerador, eso sí, debidamente tapada con papel transparente.

Una vez eliminado el sabor amargo, éste da paso a un gusto más ligero y con cierto toque herbáceo. El aloe vera no modifica los sabores de los principales ingredientes del plato, pero sí los realza, y además, como hemos señalado, ayuda a hacer la digestión.

+Te recomendamos: La magia de las sales saborizadas

Cultívala en casa

Ahora bien, hay que tener en cuenta y dejar claro que cultivar dicha planta es muy sencillo y no se necesita de un cuidado exhaustivo.

El lugar para plantarlo, intenta que no sea ni muy húmedo ni muy frío, y donde el suelo sea poroso y nutritivo. Para ello, se recomienda introducir la planta en una maceta de barro ya que esta permite un fácil y rápido drenaje.

A la hora de llevar a cabo la plantación del aloe, hay que hacerlo a partir de uno de los brotes o hijos de una planta adulta. Es posible hacerlo a través de semillas pero estas son más difíciles de encontrar.

Posteriormente hay que añadir un poco de tierra con arena, y luego añadir tierra de jardín rica en nutrientes. Tampoco hay que olvidar poner abono orgánico, nunca químico. Vale aclarar que la planta hay que cubrirla hasta el nacimiento de las hojas. Una vez plantado el aloe se aconseja empezar a regarlo pasadas dos semanas.

+Te recomendamos: Como usar correctamente las tablas de cortar

VER  Zacate de limón, sus beneficios y las recetas para incluirlo

Ya sabes cómo cultivarla, ahora es momento que la incluyas en tu alimentación y que puedas aprovechar todos los beneficios de la sábila.

También te puede interesar

25 min. 1 porciones

Salsa de sandía Complementos

Por Chef Carlos Espinal
35 min. 12 porciones

Jalapeños rellenos envueltos en tocino Entradas

Por Chef María José Cardona
30 min. 6 porciones

Res con tallarines Almuerzos, Cenas

Por Buen Provecho

Deja un comentario