El tomillo es una planta aromática que se usa como condimento en el norte de África y el Mediterráneo. Pero más allá de su función culinaria, esta hierba también tiene propiedades medicinales que combaten cólicos, dolores de estómago o gases, entre otras cosas. Así que se convierte en un aliado, perfecto para disfrutarlo en tus platillos e infusiones.

+Leer: Cómo usar correctamente la tabla de picar 

El tomillo es una de las tantas plantas aromáticas que cuentan con propiedades beneficiosas para el organismo.

Sobre el tomillo seco

El tomillo seco mantiene la mayor parte de su aroma y sabor, por lo que es muy apreciado como hierba aromática. Tradicionalmente se presenta en rama o en hojas, en tarro de cristal, solo o combinado con otras plantas aromáticas como el romero, dando origen a las hierbas provenzales. Una pequeña cucharadita de tomillo seco es capaz de ofrecernos calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo, y selenio ¡ su poder antioxidante es maravilloso!

+También: La magia de las  sales saborizadas

¿Para qué sirve el tomillo?

El tomillo es una hierba utilizada para tratar afecciones en las vías respiratorias y actúa como antiséptico, expectorante y mucolítico, y se recomienda para tratar la tos, resfriados, gripe y catarro. Otro de sus usos fundamentales es para problemas digestivos, ya que favorece la eliminación de mucosidades del tracto intestinal, sirve para tratar la indigestión, incrementar la secreción de bilis, combatir parásitos intestinales y facilitar los procesos digestivos.

A su vez, tiene propiedades desinfectantes, antisépticas y cicatrizantes que lo vuelven útil para tratar heridas. Para esto se recomienda hacer una infusión de tomillo y aplicarla directamente sobre la herida con una gasa, también se puede utilizar en forma de crema.

Es ideal para síntomas de muchas enfermedades

+Además: Beneficios del té de manzanilla 

VER  Cómo preparar dip con queso para untar

¡Sus propiedades!

El tomillo es una hierba muy versátil. Tiene usos medicinales y culinarios que seguramente no esperas de una hierba de cocina tan simple. Es muy fácil de identificar por su característico olor. 

1/ El tomillo tiene propiedades antibióticas y es digestivo

Esta planta tiene una alta carga de timol y carvacrol, lo que la convierte en una de las mejores hierbas desinfectantes. Y por eso se puede utilizar como un antibiótico natural y para evitar que las heridas se infecten.

En cuanto al sistema digestivo, es un gran refuerzo debido a sus propiedades antipiréticas. Por lo tanto, no solo mejora el sabor de los alimentos, también facilita su digestión. Su uso evita que se formen gases y retenciones en los intestinos. Además, también sirve para abrir el apetito.

2/ El tomillo te ayuda a tranquilizarte y es antiinflamatorio

Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y analgésicas que ayudan a aliviar el dolor menstrual. Por ello, es efectiva evitando los problemas colaterales que causan cambios hormonales como dolor de cabeza, irritación estomacal, retención de líquidos e irritabilidad general.

+Prueba: Coctel de camarones

3/ El tomillo es una planta segura, con pocas precauciones a seguir

El tomillo es seguro siempre que se consuma en cantidades normales. Solo en ingestas realmente abusivas podría causar malestar en el sistema digestivo, dolor de cabeza o mareos. Como ves, puedes seguir condimentando tus comidas con tomillo con total tranquilidad y sabiendo que estás ayudando a tu organismo en muchos aspectos.

Es una infusión por excelencia

¿Cómo preparar infusión de tomillo?

Ingredientes:

  • 10 g de tomillo limpio
  • 1 taza de agua

Paso a paso: 

  • Poner a calentar la taza de agua, cuando comience a hervir agrega el tomillo.
  • Deja a fuego lento durante 15 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar por 10 minutos más. Sirve

+También: Ventajas del limón 

VER  El plátano y sus maravillas

¿Cómo cultivarlo en casa?

Si sabes cómo cultivar plantas aromáticas en casa ya sabes cómo cultivar tomillo en macetas, jardineras, huertos urbanos. Además el tomillo es muy resistente así que es perfecto para empezar a construir nuestro propio jardín aromático casero.

1- Plantar tomillo.

Tienes tres opciones para plantar tomillo en maceta, huerto o jardín: a partir de semillas, de esquejes o de una pequeña plantita de tomillo. 

Si tienes prisa o no tienes demasiada idea de cultivar hierbas aromáticas es mejor que elijas plantar, a partir de un esqueje o de una planta pequeña ya crecida porque las semillas de tomillo puede tardar más de un mes en germinar y, además, necesitan unas condiciones de temperatura y humedad bastante exigentes

2- Las macetas y la tierra.

La planta tiene unas raíces muy largas que necesitan una profundidad aceptable para poder arraigar bien. Necesitarás adquirir macetas o jardineras bastante altas y profundas y, esto es importante, que tengan un buen sistema de drenaje.

La tierra con la que llenes tus macetas no tiene por qué ser de excelente calidad ya que el tomillo crece casi en cualquier tipo de terreno. De todas formas, puestos a elegir, es mejor que complementes la tierra con un poco de abono o de compost casero que refuerce la calidad y ayude a la planta a crecer más y mejor.

+Prueba: Anafre mixto 

Se recomienda su cultivo durante la primavera

3- El riego

Una de las mejores características de esta planta  es que necesita poca agua para crecer sana y fuerte. Esto  convierte al tomillo en una gran elección para los jardineros aficionados que tenemos poco tiempo o mala memoria para cultivar plantas más delicadas o exigentes.

VER  7 combinaciones de helado ¡para hacer en casa!

También te puede interesar

10 min. 1 porciones

Semillas de marañón garapiñadas Postres, Snacks

Por Chef Carlos Espinal
25 min. 3 porciones

Crema de frijoles verdes Cenas, Entradas

Por Chef Caros Espinal
40 min. 6 porciones

Alborotos Postres

Por Buen Provecho

Deja un comentario

error: Content is protected !!