El whisky, esa esencia dorada que despierta los sentidos y cuenta historias embotelladas, es mucho más que una bebida; es un arte que se aprecia con cada sorbo. Degustar whisky es sumergirse en un universo de aromas, sabores y texturas que, correctamente apreciados, revelan la complejidad y maestría de esta elixir destilada.

En última instancia, la clave para disfrutar del whisky es hacerlo a tu manera, disfrutando cada momento y descubriendo los secretos que esta bebida atesora.

+Lee esto: Las raíces del pozol: conoce el origen de esta bebida tradicional

1. Preparación del entorno:

Comencemos por el escenario. La elección del vaso adecuado es crucial. Los vasos tipo tulipa o copas de boca ancha permiten apreciar mejor los aromas. Evita los vasos pequeños o de cristalería gruesa que limiten la experiencia sensorial.

2. Observación visual:

Antes de acercar la copa a los labios, observa el color del whisky. Inclina la copa ligeramente y aprecia su tonalidad. Desde los ámbar profundos hasta los dorados más claros, cada matiz revela la edad y la crianza del whisky.

+Prepara en casa: «Don Angelino» las salsas picantes a base de whisky que enamoran el paladar

3. Aromas intrigantes:

El aroma es la antesala del sabor. Gira suavemente la copa para liberar los aromas y acércala a la nariz. Tómate un momento para apreciar las notas: desde las frutales hasta las ahumadas, cada whisky tiene su propia firma olfativa.

Dar clic en 2 para ver los siguientes:

VER  Flor de azafrán, un condimento aromático y seductor

También te puede interesar

20 min. 12 porciones

Tacos chinos Almuerzos, Cenas, Entradas

Por Chef María José Cardona
15 min. 2 porciones

Omelette de espinacas y queso cheddar Cenas, Desayunos

Por Buen Provecho
35 min. 2 porciones

Ensalada quinoa y yogur Complementos, Entradas

Por Chef Carlos Espinal