• Preparación 15 min.
  • Tiempo Total 30 min.
  • Rinde 2 porciones
  • Dificultad fácil

Descripción de la receta

El Jugo de Chan, una auténtica delicia hondureña, es mucho más que una simple bebida; es un néctar refrescante que encapsula la esencia misma de la vibrante cultura hondureña. Su presencia es un sello distintivo en los mercados y ferias, donde sus colores vibrantes y su aroma embriagador atraen a lugareños y visitantes por igual.

+Mira más propuestas: 7 jugos que te ayudarán a limpiar el intestino

bebida de chan

Este jugo es una propuesta refrescante.

Jugo de chan

Elaborado a partir del fruto del árbol de chan, este jugo ofrece una explosión de sabores tropicales que bailan en el paladar. Su preparación es un arte que se ha transmitido de generación en generación, llevando consigo secretos ancestrales que transforman simples frutos en una bebida que despierta los sentidos.

La magia del Jugo de Chan radica en su versatilidad y frescura incomparables. Ya sea disfrutado en una soleada mañana o como compañía en tardes calurosas, este elixir ofrece un respiro delicioso y revitalizante. Su popularidad trasciende lo local, convirtiéndose en un emblema de la identidad culinaria de Honduras, un símbolo de hospitalidad y generosidad que se comparte con alegría en cada sorbo.

VER  Yuca frita

Ingredientes

  • ½ taza de rosa de jamaica
  • ¼ taza de panela o dulce de rapadura
  • 2 granos de pimienta gorda
  • ½ litro de agua
  • ¼ taza de semillas de chan

Paso a paso

  1. Colocar todos los ingredientes en una olla profunda (menos el chan) a fuego alto a que rompa hervor por 8 minutos.
  2. Retirar del fuego y colar, añadir el chan y colocar todo en la nevera para refrigerar. Degustar bien frío acompañado de hielo.

También te puede interesar

40 min. 2 porciones

Deditos de salmón empanizados en coco y almendra Almuerzos

Por Chef Marcio Castellanos
55 min. 2 porciones

Ensalada cremosa de brócoli Complementos

Por Chef Carlos Espinal
4 porciones porciones

Sándwich de recalentado sriracha Bocadillos

Por Lisandro Calderón